¿Necesitas?

Por esta vía puede plantear sus peticiones, dudas, sugerencias y agradecimientos.

 

 

 

23 thoughts on “¿Necesitas?

  1. Saludos hermano….Cómo va todo.

    Estoy buscando estos discos:

    The Complete Blind Willie Johnson, CD booklet. Columbia/Legacy C2K 52835, o algo de «Blind» Willie Johnson .

    Y, el libro de Carl Sagan: Los dragones del Edén: Especulaciones sobre la evolución de la inteligencia humana.

    Tengo varias cosas interesantes para subir a CUBAVA, veré si encuentro el tiempo.

    Un abrazo, y me dices por acá si puedes ayudarme con lo que te pido.

    Un abrazo.

  2. Te adjunto lo que escribi de Carlo, gracias por la música….saludos, espero lo leas, saludos…

    El genio del bien y el mal.

    En el paisaje más bello del mundo, la ciudad de Venosa o Venusia, fundada por el héroe troyano Diomedes en honor de Afrodita nació Carlo Gesualdo, pero la condición humana es capaz de manchar de sangre la más exquisita belleza de la naturaleza, incluso de combinar en una sola persona la más hermosa belleza artística con la más repugnante crueldad. Es el caso del Príncipe de Venosa, Carlo Gesualdo.
    La noche del 16 de octubre de 1590 María de Avalos y el Duque de Andria y Conde de Ruvo Fabrizio Carafa acaban de pasar toda la noche haciendo el amor salvaje y tiernamente, lo que no sospechan ninguno de los dos es que el esposo de María de Avalos, enloquecido por los celos, les ha tendido una trampa mortal. El día 17 María de Avalos yacía tendía decapitada, apuñalada en la cara, pecho y brazos. A Carafa un tiro le había derramado toda la masa encefálica por la cama aún caliente, además al Arcángel de Fabrizio (conocido así por su belleza masculina) la espada le atravesó la cara, los brazos, el estómago, los riñones; las estocadas fueron tan violentas que aún se conservan las marcas en el suelo.
    La causa presentada por los familiares de los asesinados se archivó al día siguiente “por cuanto la notoriedad de la causa justa de la cual fue afrentado don Carlo Gesualdo Príncipe de Venosa para castigar a su mujer y al duque de Andria”. La causa justa del marido que sorprende a su esposa en adulterio y la mata al instante no ha sido eximida de culpa en el Código Penal italiano hasta inicios del siglo XX. Los cuerpos de los dos amantes asesinados y mutilados fueron expuestos en el Palacio del Príncipe de Venosa, como si fueran ellos los culpables y no las víctimas. Toda la aristocracia Napolitana desfiló para contemplar la morbosa exhibición de la cabeza degollada de “la piu bella signora de Napoli”; todos menos el asesino Carlo Gesualdo que huyo por temor a ser asesinado por los enloquecidos familiares de los ultimados amantes.
    Pero la tragedia acaba de comenzar…
    Se comentó que María de Avalos estaba embarazada al momento del asesinato. Que el primogénito del matrimonio fue ahogado por el propio Carlo Gesualdo al sospechar que no era hijo suyo. La muerte del niño en extrañas circunstancias nunca se aclaró.
    A los pocos años el Príncipe se casó nuevamente ahora con Eleonora d´Este, pero los demonios de su pasado y su locura siempre latente lo perseguían. Fue otro matrimonio desdichado. Alfonsino, el hijo fruto de esa unión, murió. La muerte se proyectaba sobre el Príncipe de Venosa como la sombra del mar Mediterráneo sobre el valle de Venusia. Entonces Eleonora lo acusó de abusos increíbles, de adulterio, de monstruosidades sexuales y lo abandonó. Solicitó al l propio tío materno de Carlo Gesualdo el Papa Pio IV la anulación de matrimonio.
    Carlo. buscó vanamente despojar la horda de demonios que lo atormentaban con reliquias cristianas y de santos familiares, con el encargo de pinturas exquisitas como la del “El Perdón de Carlo Gesualdo”.
    Buscó la paz de espíritu en terribles extravagancias sexuales y en prácticas sado masoquistas. Un cronista de la época narra “afligido por una vasta horda de demonios que no le dejaban paz durante días, a menos que 10 ó 12 jóvenes, que tenía expresamente para esto, le azotaran violentamente, lo que le hacía reír alegremente”. Otras dos mujeres del entorno de Carlo Gesualdo, acusadas y procesadas por brujas, confesaron bajo tormento, que el Príncipe realizaba una especie de comunión sacrílega con trozos de pan que les introducía en sus vaginas al concluir las relaciones sexuales.
    Su último refugio fue la música, fue allí donde encontró su genialidad, sus orígenes aristocráticos y con el Vaticano le facilitaron que su obra no estuviera sujete a ningún tipo de censura, sus composiciones escapan a los cánones del Renacimiento, el resultado fue una obra extraña y original. Su uso del cromatismo y de la disonancia fue una de las mayores revoluciones musicales hasta la llegada de Richard Wagner, incluso un visionario del siglo XX como Stravinski le dedicó su “Monumentum pro Gesualdo”. O como hace notar el crítico Alex Ross sus Madrigales llenos de dolor, angustia, tormento y muerte conforman un diario personal y musical de su desgracia, de la horda de demonios que le asolaban. O como dice Vesce, investigador del dolor humano, son la máxima expresión musical del dolor en música.
    Todos esfuerzos inútiles.
    La historia de Carlo Gesualdo no termina en con sus Nocturnos y Madrigales. El ocho de septiembre de 1613, se le encontró salvajemente flagelado, desnudo y muerto. Su muerte en esas circunstancias continua siendo un misterio, algunos aseguran que fue voluntaria, otros un accidente debido a sus prácticas masoquistas, algunos otros que fue asesinado por alguno de los jóvenes que lo azotaba o por encargo de los familiares del Duque y el Conde de Ruvo Fabrizio Carafa.

  3. al correo! dios mio pues nunca lo leere mi correo tiene problemas, tengo que revisarlo en la pc de etecsa y cuando puedo, es mejor que me escribas al blog, si lo que quieres es que nadie lea lo que me quieres decir sdobreel proyecto te hago administrador y ya, solo tu y yo leeremos lo que publiques en word si te conviene solo dilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *